Como divorciarse en España - LLReal Abogados Online

Cómo divorciarse

La separación o el divorcio suponen una situación muy compleja para las personas por las implicaciones emocionales y económicas que conlleva.

Es muy aconsejable un buen asesoramiento por un abogado experto en materia de Familia porque, en esos momentos, normalmente no se piensa con claridad y se decide todo un futuro.

Lo que hagamos o las decisiones que tomemos, nos van a condicionar durante mucho tiempo o de por vida. Por ello le vamos a mostrar, de forma básica, los trámites a seguir:

Toma de decisiones:

Una vez se está seguro de que el divorcio o la separación es la solución al conflicto, porque la relación no funciona, porque no se entienden, por el motivo que sea, lo mejor es tomar la decisión cuanto antes. Ese conflicto continuado lo que hace es enconar más la situación y es más difícil conseguir un buen resultado.

Cuando estamos en esta situación nos surgen muchas dudas y preocupaciones muy importantes y transcendentales:

  • Con quién se quedan nuestros hijos
  • Cuándo podré ver a mis hijos si están con el otro progenitor
  • Quien paga los gastos de los hijos
  • Quién sigue disfrutando de la vivienda familiar
  • Qué hacer con el dinero que tenemos en el banco
  • Quién se queda con el coche provisionalmente
  • Un largo etcétera de situaciones que se nos presentan.

Pues bien, lo primero que debe hacer es tomar la decisión de asesorarse en un abogado especialista en temas de Familia que le oriente, aconseje y gestione toda la tramitación.

Contactar con un abogado especialista en temas de Familia.

Si bien es cierto que, en todos los asuntos de relevancia jurídica, es fundamental un buen asesoramiento, en temas de Familia es de vital importancia. En estos casos, se unen intereses muy sensibles, tanto personales como patrimoniales.

Las decisiones que adoptemos en este momento nos van a condicionar toda la vida futura, para bien o para mal.

Un buen asesoramiento profesional nos llevará a adoptar las mejores decisiones, a conseguir lo mejor para nuestra familia, para su tranquilidad y seguridad.

Un buen abogado de divorcio va más allá de un asesoramiento jurídico en sentido estricto. Tiene la misión de intentar la conciliación familiar que favorecerá el futuro de las relaciones, sobre todo y especialmente cuando hay hijos comunes menores de edad. Evitando siempre y en la medida de lo posible la crispación. No deja de ser una familia que se rompe pero que van a tener que entenderse porque tienen algo en común, que es el tesoro de los hijos.

¿Cuáles son los requisitos para poder divorciarse en España?

1 – Voluntad de separarse o divorciarse de uno de los cónyuges:

En primer lugar decir que el Divorcio ya no es causal en España. Es decir, los cónyuges no tienen que demostrar nada para poder divorciarse. No tiene que existir una causa, sino simplemente el deseo o voluntad de uno o ambos cónyuges.

La ley 15/2005, de 8 de julio, que modifica el Código Civil y la Ley de Enjuiciamiento Civil suprimió las causas legales de separación y divorcio en España.

Por ello debemos tener en cuenta que basta la voluntad de uno de los cónyuges para que el Juez decrete el divorcio, el otro no puede oponerse. Esa frase que se decía coloquialmente “pues yo no le doy el divorcio” no tiene sentido de ser, con la sola voluntad de uno es suficiente.

2 – Haber transcurrido tres meses desde la celebración del matrimonio

Con la excepción de que exista riesgo para la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral e indemnidad sexual del cónyuge demandante o los hijos de ambos o de cualquiera de los miembros del matrimonio, en este caso no es necesario dejar transcurrir los tres meses.

Diferencias entre el divorcio y la separación

La separación judicial suspende la vida en común pero no disuelve el vínculo matrimonial, pero tiene consecuencias patrimoniales y personales.

El Divorcio disuelve el vínculo matrimonial y produce sus efectos desde la sentencia judicial y respecto de terceros desde su inscripción en el Registro Civil.

Por lo tanto:

El Divorcio disuelve el vínculo matrimonial, la separación no.

En ambos cesa la convivencia de los cónyuges.

En los dos se produce la revocación de poderes o consentimientos otorgados mutuamente.

Con el divorcio queda disuelto el régimen económico matrimonial, con la separación se produce una separación de bienes.

Los cónyuges, tanto separados como divorciados no heredan del otro en caso de fallecimiento.

El divorcio permite volver a casarse, la separación no.

Un buen abogado es fundamental en temas de familia

¿Qué tipo de procedimiento debo seguir para divorciarme o separarme?

Pues bien, para eso está el profesional, el Abogado de Divorcios especialista, para asesorarle según las circunstancias del caso.

Cada caso es único, cada familia es única y, como tal, hay que tratar el asunto.

Los procedimientos a seguir para la separación o el divorcio en España son:

1 – Divorcio de mutuo acuerdo o Separación Judicial de mutuo acuerdo:

El procedimiento de Mutuo Acuerdo tiene lugar cuándo entre los cónyuges, bien por ellos mismos o con asesoramiento profesional que acerque posturas, se consigue llegar a un acuerdo en cuanto a las medidas que han de regir en la nueva situación de divorcio o separación.

Se pauta con quien se quedan los hijos, quien se hace cargo de su manutención y gastos, el régimen de visitas, los bienes en común, reparto de bienes, uso y disfrute de la vivienda familiar, etc.

Este es el procedimiento más favorable para la familia en su conjunto. Y decimos familia, porque aunque se rompa el vínculo matrimonial, cuando existen hijos menores, al final van a seguir siendo una familia con respecto a esos hijos.

Una buena relación de los ex-cónyuges, aunque sea únicamente por sus hijos, será muy beneficiosa para éstos y repercutirá favorablemente en su estabilidad personal, emocional y a todos los niveles. Por ello, buen buen profesional, un abogado especialista en divorcios, siempre asesorará al cliente en este sentido, evitando el conflicto y buscando la conciliación, si ello fuera posible.

Es el procedimiento más sencillo y tiene un menor coste económico.

En estos casos el abogado elaborará un convenio regulador o documento privado donde se recogen todas y cada una de las medidas tanto paterno-filiales como económicas.

Hemos de decir que en un divorcio de mutuo acuerdo se puede liquidar al mismo tiempo el régimen económico matrimonial de gananciales sin ir a un procedimiento posterior, como ocurre en el divorcio contencioso.

El convenio se firma por ambos cónyuges y el abogado redacta la demanda, adjuntando el convenio regulador y se remite al Juzgado.

Es obligada la asistencia de Procurador, quien hace de representante de las partes en el procedimiento judicial.

Una vez presentada la demanda junto con el convenio regulador, si hay hijos menores, el Ministerio Fiscal tiene que informar sobre el convenio velando por el interés de los menores.

Los cónyuges deben ir al Juzgado cuando sean requeridos únicamente a ratificar ese convenio firmado anteriormente. Es una comparecencia en la que los cónyuges manifiestan que ese convenio presentado por su abogado es el que ha sido firmado por ellos y se ratifican en el mismo.

El Juez, si ve correcto el convenio, es decir, que cumplan con los requisitos legales y no perjudica a los menores ni ninguna de las partes, dicta Sentencia decretando divorcio o la separación. En ese acto se aprueba el convenio regulador y ahí termina el procedimiento.

Suele ser un procedimiento bastante rápido dado que no se celebra vista (juicio).

2 – Divorcio contencioso o Separación Judicial contenciosa

Un divorcio contencioso o separación judicial contenciosa se da cuando las partes no llegan a un acuerdo sobre alguna o algunas medidas o circunstancias que van a regir el divorcio.

Es un procedimiento más largo y costoso. En términos económicos, por los honorarios de los profesionales que intervienen y también más costoso en términos personales, por el desgaste que se sufre durante el mismo.

El abogado redactará la demanda, con las pretensiones de su cliente y se presenta al Juzgado, debiendo intervenir también con procurador.

El Juzgado le da traslado a la otra parte y plazo para contestar. La otra parte, asistida también de su abogado y procurador, presentará contestación a la demanda con sus pretensiones.

Posteriormente el Juzgado señalará la fecha para el juicio y, en el mismo, cada parte defenderá sus pretensiones y será el Juez, en Sentencia, quien decida sobre las medidas a adoptar con respecto a los hijos y al uso de la vivienda u otras cuestiones.

Esa sentencia puede ser recurrida, lo que puede alargar más el procedimiento.

En el caso del Divorcio contencioso no pueden liquidarse los bienes gananciales en el mismo procedimiento, como ocurría en el de mutuo acuerdo, es necesario acudir a otro procedimiento posterior.

3 – Procedimiento de Divorcio de Mutuo Acuerdo en Notaria

Decir que desde la Ley de la entrada en vigor de la Ley 15/2015, de 2 de Julio, de Jurisdicción voluntaria es posible divorciarse ante Notario. Sólo en un supuesto muy concreto: que sea de mutuo acuerdo y que no existan hijos menores.

Es obligatoria la intervención de Abogado.

Es un procedimiento más rápido que el Judicial dado que el Notario suele tener una disponibilidad más inmediata, el coste es similar a un procedimiento de mutuo acuerdo judicial, dado que no interviene procurador pero sí hay que abonar los aranceles notariales.

Los temas de familia requieren una sensibilidad especial

¿Qué documentación es necesaria para divorciarse?

  • Certificado literal de matrimonio expedido por el Registro civil donde esté inscrito el matrimonio.
  • Certificado literal de nacimiento de los hijos expedido por el Registro Civil donde se encuentre inscrito el nacimiento de los hijos.
  • Certificado de empadronamiento de ambas partes y de los hijos.

Y además:

En el procedimiento de Mutuo Acuerdo:

No es necesaria más documentación dado que las partes llegan a un acuerdo, únicamente el Convenio Regulador que redacta el Abogado.

En el procedimiento Contencioso:

Serán necesarios todos los documentos que acrediten nuestras pretensiones tanto personales como patrimoniales:

  • Declaraciones de la renta
  • Nóminas
  • Contratos de trabajo
  • Justificantes de ingresos de cualquier tipo cada una de las partes o cualquier documento que acredite esos ingresos
  • Certificación o Justificacion de las pensiones que puedan percibir
  • Certificado de Vida Laboral.

Documentos que acrediten el patrimonio de las partes:

  • Escrituras
  • Notas simples o certificaciones registrales del Registro de la Propiedad, tanto sean gananciales como privativos.
  • Documentos que acrediten la titularidad de bienes muebles (coches….).
  • Documentos que acrediten los gastos habituales de los hijos (Colegio, actividades extraescolares, gastos médicos habituales u otros).

En resumen todos los documentos que nos ayuden a probar ante el Juzgado las pretensiones de nuestra demanda.

Por ejemplo, si solicitamos una pensión de alimentos tenemos que acreditar que la otra parte tiene posibilidades de abonarla, también las necesidades de nuestros hijos, pues de ello dependerá el importe que el Juez acuerde, en su caso.

¿Cómo se puede establecer la guarda y custodia sobre los hijos menores? ¿Y la patria potestad?

La patria potestad

Es el poder o potestad de decisión de los padres sobre los hijos menores de edad en todas las cuestiones o áreas importantes o trascendentes de la vida del hijo (salud, educación, formación, etc.).

Normalmente es y debe ser compartida, es decir, que ambos padres tengan la facultad de adoptar las decisiones sobre sus hijos de forma conjunta.

Puede limitarse el ejercicio de la patria potestad a uno de los progenitores o a ambos si se dan ciertas circunstancias y en beneficio de los menores.

La Guarda y Custodia

Supone distribuir el tiempo que los hijos pasarán con cada uno de los progenitores y el deber de custodia y guarda de cada cual.

Puede ser compartida (es decir que los hijos estén la mitad del tiempo con cada progenitor, por ejemplo, una semana con el padre y la otra con la madre y así sucesivamente). O bien, se puede atribuir a uno de ellos y con un régimen de visitas para el progenitor no custodio.

El tipo de guarda y custodia a adoptar o solicitar va a depender del caso concreto, de la situación familiar, hay que verla y decidirla caso a caso.

Se entiende que el régimen de guarda y custodia compartida es el más beneficioso para padres e hijos dado que permite una distribución del tiempo que los hijos pasan con cada uno de los padres y la contribución de lo padres por igual en la educación, formación, ocio, etc., con sus hijos.

A veces no es posible o beneficioso para los hijos, que es el bien superior a proteger, por eso es necesario estudiar el caso concreto y a la luz de la situación adoptar la decisión más acorde y que satisfaga más y mejor el interés superior del menor.

¿A quién se atribuye el uso de la vivienda familiar?

El uso de la vivienda familiar (no la propiedad) se atribuye al cónyuge más necesitado de protección con los hijos que convivan con él si es contencioso y a quien lo solicita, si es de mutuo acuerdo lo que las partes acuerden.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

- - - Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila su nombre, su correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información, revise nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD, donde encontrará más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos sus datos.