El TSJ anula las pruebas obtenidas en un registro domiciliario y la condena impuesta

23/07/2024

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha emitido una sentencia en un caso de apelación relacionado con las pruebas nulas de un delito contra la salud pública. 

La resolución inicial, dictada por la Audiencia Provincial de Álava, había condenado al acusado a tres años de prisión y una multa de 1.293,80 euros por posesión de ketamina con fines de tráfico. En el recurso, el acusado argumentó la vulneración de derechos fundamentales y errores en la apreciación de pruebas.

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, en su Sala de lo Civil y Penal, ha emitido la Sentencia N.º 000071/2024 en el recurso de apelación interpuesto.

Los hechos del caso

El 21 de marzo de 2024, la Audiencia Provincial de Álava condenó al acusado por un delito contra la salud pública. Durante un registro domiciliario el 10 de mayo de 2022, agentes de la Ertzaintza encontraron 26,616 gramos de ketamina y una báscula de precisión en su domicilio en Vitoria-Gasteiz. La defensa argumentó que la entrada y registro, realizados con su consentimiento, no debían haber permitido la incautación de pruebas no relacionadas con el delito de hurto que inicialmente motivó la diligencia.

Por ello, alegó la vulneración del artículo 18.2 de la Constitución Española, que protege la inviolabilidad del domicilio. Argumenta que las pruebas obtenidas durante el registro eran inadmisibles, ya que no se había solicitado una autorización judicial específica para investigar un posible delito de tráfico de drogas.

El tribunal de instancia consideró que el consentimiento prestado para el registro domiciliario era válido y suficiente. Sin embargo, el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco concluyó que, aunque el registro inicial fue consentido, la policía debió haber solicitado una autorización judicial adicional al descubrir la ketamina y la báscula, ya que estos hallazgos no estaban relacionados con el delito de hurto investigado inicialmente.

Fallo del Tribunal

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco estimó el recurso de apelación y declaró la nulidad de las pruebas obtenidas durante el registro domiciliario. En consecuencia, revocó la sentencia de la Audiencia Provincial de Álava y absolvió al acusado de todos los cargos imputados.

La resolución no es firme, es suceptible de recurso de casación.